Cómo eliminar el polvo tras realizar obras en nuestra vivienda

Cómo eliminar el polvo tras realizar obras en nuestra vivienda

Para limpiar después de una obra o reforma en tu hogar es necesario ser precavido, debes tener en cuenta que los objetos de tu hogar estén bien protegidos con alguna tela o plástico ante cualquier daño y delimitar las zonas de la obra para facilitarnos el trabajo posterior de limpieza. Además es importante abrir ventanas y puertas, con el fin de proporcionar a la vivienda una ventilación adecuada.

Tras la reforma debes protegerte bien, te recomendamos que utilices ropa que pueda mancharse, una mascarilla protectora para prevenir que el polvo vaya hacia nuestros pulmones y gafas para proteger tus ojos. El polvo producido por una obra no es nada parecido al polvo común, es más grueso debido a que proviene de la perforación de los materiales. Este polvo puede causar estragos en el sistema respiratorio llegando a desencadenar enfermedades respiratorias.

Retira el polvo y yeso de la zona de obra

Para empezar lo esencial es asegurarse de que tenemos todos los materiales y herramientas a mano para efectuar una limpieza a fondo de nuestra casa o del espacio donde se ha realizado la obra. La opción más eficaz para la limpieza es la aspiradora, será lo primero que se deberá de usar a la hora de recoger y retirar el polvo acumulado en el suelo. Lo más probable es que, al tratarse de un polvo grueso, debas vaciar la bolsa más de una vez, no te preocupes ya que una vez acabes con todo el polvo te resultará mucho más sencillo ir a por todo lo demás.

Lo siguiente es limpiar el techo y las paredes con la ayuda de una escalera, un cubo y una esponja o paño húmedo, así eliminarás los restos más pequeños de polvo y suciedad. Puedes repetir esta operación todas las veces que sea necesario, siempre y cuando la la esponja o trapo estén bien escurridos y realices pasadas rápidas para no dejar marca en las paredes y el techo.

Elimina la suciedad del mobiliario y los rincones del hogar

Para la limpieza del mobiliario específico que no has podido proteger durante el transcurso de la obra, lo ideal es utilizar un trapo y un limpiador jabonoso para deshacerte del polvo y la suciedad que pueda haber quedado, recuerda lavar el trapo de vez en cuando para no volver a ensuciar el mueble con el polvo recogido en el mismo y que puede llegar a rayar la superficie de los muebles.

Para eliminar la suciedad incrustada en el mobiliario y situada en lugar de difícil acceso para la aspirado puedes utilizar un cepillo pequeño o en su defecto un cepillo de dientes antiguo. Mojando el cepillo en un poco de agua lograrás limpiar todos esos rincones, una vez lo haya pasado retira la suciedad con la ayuda de un trapo húmedo hasta que quede reluciente. Si este procedimiento no ha surgido el efecto deseado, siempre puedes contactar con profesionales de la pintura express para que restauren tus muebles y los devuelvan a su buen estado en poco tiempo y sin ocasionarte más molestias.

Limpia el cemento del suelo incrustado

En los casos en los que tenemos una reforma u obra de por medio, siempre quedan algunos rastros de la misma en forma de manchas o rastros de cemento. La mejor forma de eliminarlos es hacerse con un producto desincrustante, que permite eliminar definitivamente los restos de cemento que puedan haber caído en el suelo o salpicado la pared. Antes de empezar con la limpieza recuerda diluir el producto en agua y leer correctamente las instrucciones del envase, seguidamente humedece el suelo en el lugar donde se encuentran las manchas con la ayuda de un trapo o bayeta. A continuación, frota la mezcla sobre el resto de cemento, espera unos minutos antes de volver a frotar y repite la acción hasta que la mancha desaparezca completamente. Recuerda que el producto tarda unos minutos antes de hacer efecto, así que dale algo de tiempo.

Una vez terminado con toda la zona de obras es posible que a lo largo de las horas sigas encontrando restos del polvo, lo importante es ser constante y llevar un ritmo de limpieza y mantenimiento diario, de manera que poco a poco vayas eliminando hasta el último resto de suciedad. No te olvides sobretodo de la protección y de una buena ventilación de tu vivienda.